El gran Ismael Rueda, toque por tangos