Leonard Cohen siempre tuvo una conexión especial con las Guitarras Conde, de hecho estas guitarras le acompañaron en toda su carrera desde hace mas de 40 años, tal fue la conexión con que nombró este hecho al recoger el premio Principe de Asturias “Haciendo el equipaje para venir, cogí mi guitarra Conde, hecha en España hace 40 años más o menos. La saqué de la caja y parecía hecha de helio, muy ligera. Me la puse en la cara y la olí, está muy bien diseñada, la fragancia de la madera viva. Sabemos que la madera nunca acaba de morir y por eso olía el cedro, tan fresco, como si fuera el primer día, cuando compré la guitarra hace 40 años. Y una voz parecía decirme: “Eres un hombre viejo y no has dado las gracias, no has devuelto tu gratitud a quien la merece: el suelo, la tierra, al pueblo que te ha dado tanto.”

Tal y como se recoge en el libro “Paco de Lucía, el hijo de la portuguesa” (de Juan José Téllez), el maestro de la guitarra comenzó, como era normal en esa época, con una guitarra de ciprés, pero a finales de los sesenta Paco de Lucía decidió cambio la forma de tocar la guitarra, cruzó las piernas, apoyó el instrumento y bajó el mástil, incluso fue criticado por algunas de los puristas que se percataron de aquella situación. Entonces Paco decidió cambiar de guitarra, buscando una con mas fuerza, mas apropiada para tocar en escenarios mas grandes. En este contexto, según recoge el libro “del taller salió esta vez una guitarra hecha de madera de mejor palo santo, tapa de pino abeto alemán, diapasón de ébano y mango de cedro, algo mucho más contundente que lo convencional”.

Las célebres guitarras Conde han sido compradas por reputados músicos internacionales como Bob Dylan, Cat Stevens, Lenny Kravitz o Leonard Cohen. No hacen más de 50 unidades al año.